audio background image

Ansiedad en escuelas

Escuche la serie completa >

Búsqueda de reafirmación

Melanie Cole (anfitriona):  Hola. Mi nombre es Melanie Cole. Le damos la bienvenida a Ansiedad en las escuelas, una serie especial de podcasts de Rogers Behavioral Health. Este es el cuarto episodio de una serie de seis entregas donde hablaremos sobre la ansiedad y cómo puede afectar el aprendizaje. En este episodio, analizaremos la búsqueda de reafirmación y quisiera darle la bienvenida al Dr. David Jacobi, líder de psicología de servicios de TTC para niños y adolescentes de Rogers Behavioral Health. Dr. Jacobi, ¿qué es buscar reafirmación y es algo que un niño con ansiedad hace normalmente?

David Jacobi, PhD (invitado):  La reafirmación, en particular para los niños, es una forma sencilla de satisfacer sus necesidades y, para ser más específicos, de ayudar a reducir su ansiedad. Consideramos que es una forma de adaptación para los padres o el personal de la escuela. Buscar reafirmación se trata en esencia de reducir la ansiedad. El niño en general repetirá una pregunta una y otra vez. Pueden desafiar o discutir con el individuo que proporcione la respuesta porque buscan una réplica específica para aliviar su angustia y ansiedad. Pueden acudir a cualquiera que pueda tranquilizarlos. Desean esa réplica específica y respuestas definitivas a esas búsquedas de reafirmación.

Melanie:  Cuando ofrecemos reafirmación, ¿enviamos el mensaje de que estos pensamientos que tienen son muy importantes? ¿Validamos que las preocupaciones del niño son reales?

Dr. Jacobi:  Creo que cuando los padres ofrecen reafirmación, lo hacen por varios motivos. Uno es que alivia bastante rápido la ansiedad del niño. Además, también suele aliviar la ansiedad del padre, ya que no les gusta ver a sus niños angustiados. No quieren verlos lidiar con esta ansiedad más de lo necesario. Pero creo que existe la consecuencia no prevista que menciona, que envía un mensaje de que tengo que hacerlo, de lo contrario el niño no puede arreglárselas, o que de lo contrario sucederá algo terrible si no lo tranquilizo. Ese es uno de los motivos por los cuales alentamos a los padres, a los profesores y a todos los demás que interactúen con el niño para aprender cómo dejar de tranquilizarlos tanto de modo que el niño aprenda que muchas de las cosas por las que está preocupado, y por las que busca reafirmación, es poco probable que sucedan, eso y que incluso si algunas de esas cosas malas suceden, que el niño tiene la capacidad, los recursos para enfrentar y lidiar con esas situaciones.

Melanie:  ¿Entonces hay diferencia entre buscar información y reafirmación? Es decir, si el niño pregunta "¿papá va a estar bien cuando se vaya?", estamos dando información, "claro que sí, volar es muy seguro", o "sí, tomará el tren", o lo que sea, eso es información; ¿pero qué hay de la reafirmación?

Dr. Jacobi:  Buena pregunta. Creo que puede ser muy difícil para las familias que no están familiarizadas con la ansiedad o con cómo se desarrolla el trastorno de ansiedad; muchas de las preguntas que los niños hacen parecen aquellas que cualquier niño haría. Pero cuando conocemos la diferencia entre buscar información y reafirmación, vemos algunas diferencias.

En general, al buscar información, el niño hará la pregunta una vez, está buscando en general información específica. Incluso cuando no recibe la respuesta que espera o una completa, suele aceptarla. También puede hacer preguntas que no se pueden contestar; es decir, el niño piensa "no estoy seguro de que sepa la respuesta pero voy a preguntar de todos modos", y también aceptará lo que llamamos una respuesta calificada o relativa; es decir, "no estoy seguro, lo buscaré y te contestaré".

Melanie:  ¿Hay ciertos niveles de validación que los padres y los sistemas escolares puedan estar dando a ese niño ansioso que busca reafirmación? Y luego, Dr. Jacobi, denos algunas estrategias para reducir la búsqueda de reafirmación por parte del niño ansioso.

Dr. Jacobi:  Sí, hay varias formas en las que creo que los miembros de la familia y el personal escolar puede intervenir y en general hablamos de que es la validación. La validación es una gran habilidad que los miembros de la familia pueden desarrollar, porque muestra que están interesados, que generan empatía, pero que no están tranquilizándolos. Otro tipo de estrategia general que usamos seguido al trabajar con niños ansiosos son cosas como dar respuestas indeterminadas. Responderle al niño diciendo cosas como "¿qué piensas?", "quizás sí, quizás no", "no sé"; lo que estamos tratando de hacer es no darle a ese niño la capacidad de reducir la ansiedad. Queremos que trabajen con ese sentimiento de ansiedad para que se den cuenta de que pueden controlarlo.

También podemos limitar el número de preguntas preocupantes en un período de tiempo, trabajando, por supuesto, en reducirlo con el paso del tiempo. También podemos pedirle al niño demorar ese reafirmación. En otras palabras, un niño puede buscar reafirmación por algo, y podemos decir "esperemos cinco o diez minutos y si todavía sientes que necesitas reafirmación, quizás podamos dártela, pero espero que con el tiempo, descubras que esa ansiedad disminuye". Y por último, creo que a veces los adolescentes más grandes pueden tener metas muy específicas en términos de participar en actividades sociales o deportivas, entrar a la universidad, por ejemplo, y estaremos en condiciones de comparar entre costo beneficio o beneficios a largo plazo y beneficios a corto plazo de no buscar reafirmación.

Melanie:  Muy interesante, Dr. Jacobi. Para terminar con sus mejores consejos, díganos, como mencionó, algunas de las respuestas de modelo a seguir, y qué deben hacer los padres o profesionales escolares cuando un niño busca reafirmación de manera consistente, qué quieren que sepan sobre la diferencia entre validar y tranquilizar. Háganos un resumen.

Dr. Jacobi:  Claro. Creo que puede ser muy difícil y desafiante, en particular para el personal escolar, reconocer que un niño busca reafirmación. Estos niños pueden estar reiterando el mismo tipo de preguntas, una y otra vez; puede parecer que hay un cambio en términos de la ansiedad que se puede observar, que eviten la escuela o las tareas relacionadas a la escuela, problemas con su capacidad de concentrarse. Estos son cambios en comparación con niveles previos de funcionamiento. Cuando los profesores y asesores escolares comiencen a notar este tipo de cosas, es bueno poder identificar los tipos de comportamientos que son problemáticos. ¿Necesita mucho reafirmación debido a las tareas? ¿Deja el aula en repetidas ocasiones por ansiedad? Luego viene tener una estrategia para intervenir. Pueden ser cosas sencillas como ofrecer una respuesta muy indeterminada como "ya respondí eso, ¿tú que piensas?" o "no estoy muy seguro". También puede ser limitar el número de veces que el niño puede dejar el aula o, en caso de que lo haga, que sea por muy poco tiempo para que el niño pueda, digamos, recuperarse y luego regresar al aula. Esencialmente, está tratando de instruir y enseñar al niño que puede lidiar con estos sentimientos de incertidumbre, de ansiedad, y seguir adelante.

También alentamos al personal escolar en particular a reconocer si el trastorno de ansiedad los supera, si no pueden controlarlo en el entorno del aula. Trabajar con un proveedor de atención ambulatoria, con un programa ambulatorio intensivo, por ejemplo, puede ser una muy buena forma de que el niño obtenga la ayuda que necesita para luego regresar al aula con el apoyo que lo lleve a poder mantener los beneficios del tratamiento y a poder desempeñarse con eficacia en el aula.

En cuanto al personal escolar, deben identificar cuándo creen que el niño tiene un trastorno de ansiedad, conocer los límites de lo que creen que pueden ofrecer en el entorno del aula en términos de establecer límites, proporcionar trabajo de exposición, hablar con los padres sobre lo que está sucediendo en la escuela y educarlos sobre los tratamientos adecuados para trastornos de ansiedad. Y luego, por supuesto, como mencioné, saber cuándo remitir a ayuda especializada para el estudiante de modo que puedan volver a tener éxito en el aula.

Melanie:  Muchas gracias, Dr. Jacobi, por compartir su experiencia con nosotros. Rogers Behavioral Health trabaja a diario para garantizar que las personas con problemas de salud mental tengan acceso a la mejor calidad de atención y el tratamiento más eficaz disponibles. Si quiere obtener más información sobre la forma en que Rogers puede ayudar a los niños, adolescentes, familias y escuelas, visite rogersbh.org hoy. Repetimos, rogersbh.org. Mi nombre es Melanie Cole. Muchas gracias por escucharnos.

Call 800-767-4411 or go to rogersbh.org to request a free screening.